Todos los bolsos están realizados con auténticas pieles Españolas de alta calidad. Por su misma autenticidad la piel tiene imperfecciones de lo natural.  Apréciala tal como es.

Para facilitar el mantenimiento de la pieza y conservar toda su belleza,  puede seguir las siguientes sugerencias:

Es aconsejable proteger el bolso de la lluvia. Si se moja pásale un paño seco de algodón blanco y déjalo en un sitio a la sombra, nunca cerca de una fuente de calor. Evita también la exposición muy prolongada de la piel a la luz solar ya que puede deformarse o sufrir un ligero cambio de color.

La piel de curtición vegetal es recomendable hidratarla una o dos veces al año para que el cuero no se estropee (también ayuda a difuminar roces y marcas de uso). Aplica una muy pequeña cantidad de grasa de caballo (o la clásica crema Nivea) sobre la piel con la ayuda de un paño de algodón blanco y deja que se absorba.  

Si vas a tener el bolso guardado durante mucho tiempo, rellénalo para que no se deforme (mejor con papel sin color) y consérvalo dentro de la bolsa de algodón para que este bien protegido.